El estudio concluyó que los venezolanos viven diversos duelos asociados al conflicto, sin embargo, las distintas comunidades manifiestan un “deseo de cambio” en un contexto en el que convive la esperanza con la decepción y la apatía

A través de la Red Apostólica Ignaciana de Guayana, este miércoles fueron presentados los resultados de la investigación Cultura democrática: reflexión situada en las comunidades, un trabajo realizado por la Fundación Centro Gumilla que pretendía acercarse a la realidad de distintas comunidades en el país, apuntando a privilegiar el sentir de personas, para poder compartir sus ideas y anhelos sobre el acontecer sociopolítico en la Venezuela de hoy.

La ponencia se realizó en el auditorio Constanza Verolini de la Universidad Católica Andrés Bello, extensión Guayana, (UCAB Guayana) y estuvo dirigida por el politólogo Javier Contreras S.J. y la coordinadora de Investigación de la Fundación Centro Gumilla, Melanie Pocaterra.

El estudio fue un trabajo mancomunado con los equipos regionales de la fundación, y se hizo a través de grupos focales y entrevistas a personajes destacados de las localidades durante julio de 2023. Abarcó 10 estados de Venezuela, específicamente en las comunidades: Magdaleno (Aragua), El Tigrito (Anzoátegui), Nula (Apure), Prado de María (Distrito Capital), Core 8 (Bolívar), El Tostao (Lara), La Parroquia (Mérida), Barrio Unión (Miranda), Maturín (Monagas), La Llanada (Sucre) y Barrio San José (Zulia).

Melanie Pocaterra, coordinadora de Investigación de la Fundación Centro Gumilla, explicó que el objetivo era estudiar la comprensión de las comunidades sobre temas como la política, la democracia, la participación, los actores políticos y lo que significaba vivir en Venezuela.

El politólogo Javier Contreras S.J. destacó que para indagar sobre estos temas era importante tener en cuenta la transversalidad del poder y su relacionalidad más allá del ámbito político, así como entender que la cultura democrática se va construyendo y modificándose a partir del contexto.

En representación de la Red Apostólica Ignaciana de Guayana, Noiralyh Vázquez, quien también es directora de Identidad y Misión de la UCAB Guayana, destacó la importancia de conocer de primera mano la visión de todos los sectores y regiones del país y el interés de las instituciones involucradas en que se abran espacios para el debate social.

Política, democracia y participación

Dentro de los hallazgos, los investigadores dieron con que dentro de la percepción de temas como la política, los participantes la relacionaban a conceptos tanto positivos como negativos.

Por un lado, las comunidades veían la política como una posibilidad de conseguir soluciones, diálogos y acuerdos; sin embargo también fue asociada a actividades “sucias”, desconectadas con la mayoría y usada en beneficio de los partidos.

Los investigadores concluyeron que las comunidades manifestaron una necesidad de sanear los canales de participación política y que existe una preocupación por la desconexión entre la política y la democracia.

Del mismo modo, al ser consultados sobre cómo perciben la democracia, el estudio reveló que se identifican rasgos positivos como la libertad, la posibilidad de elegir y la pluralidad, pero también debilidades como la partidización de las decisiones y que se confunde con asistencialismo y subsidio. “Esto rompe un poco la creencia de que los venezolanos se han acostumbrado a recibir dádivas o subsidios del gobierno”, explicó Contreras.

Para los consultados, la democracia sigue siendo la mejor forma de gobierno y está vinculada a la esperanza de un futuro mejor.

Los investigadores también resaltaron, sobre la apreciación de los actores políticos, que los consultados identificaron tanto a la ciudadanía como al gobierno y la dirigencia dentro de este rol. Sobre los dirigentes, destacaron que tanto oficialistas como opositores son asociados a la incapacidad de cumplir promesas y ser promotores del conflicto. Además, el estudio concluye que estos han dejado de ser referentes y que están en poca sintonía con los problemas de las población.

Con relación al porqué de la participación política, las comunidades manifestaron que les da sentido de pertenencia, los motiva la búsqueda de soluciones, aunque reconocen que existen dificultades para ejercerla.

Los investigadores sostienen, además, que los resultados indican que los mensajes confusos por parte de la dirigencia atentan contra la participación. “Muchas veces había voluntad, pero el mensaje los confundía”, indicó el politólogo.

Al ser consultados sobre el papel de las instituciones, las comunidades coincidían en que, a pesar de “ser un espacio de corrupción” y que no cumplen su función, es necesario rescatarlas o reconstruir su funcionamiento.

¿Cómo es vivir en Venezuela?

La investigación concluyó a través de los resultados que los venezolanos viven diversos duelos asociados al conflicto, en el que intervienen factores como la crisis y la migración. Además, los participantes del estudio señalaron como responsable de este conflicto a la política y dan una lectura emocional y de desgaste al cómo se siente vivir en Venezuela. Sin embargo, las distintas comunidades manifiestan un “deseo de cambio” en un contexto en el que convive la esperanza con la decepción y la apatía.

Con relación a la reconciliación, los participantes sostuvieron que es percibida como una forma de hacer viable al país, aunque reconocen que esos acuerdos sociales están acompañados por límites y dificultades.

“La reconciliación requiere de transformaciones políticas, personales y comunitarias; supone asumir tensiones entre iniciativas y que se haga justicia”, mencionó el investigador de Centro Gumilla.

  • Texto: Daniela Meza